Trujillo‎ > ‎La Semana Santa‎ > ‎Cofradías‎ > ‎

Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Soledad de San Pedro




Año de fundación: 1987
Convento de San Pedro
Pasos: 2
Imágenes: Jesús Nazareno y Soledad de San Pedro
Número de hermanos: 545 personas
Hábitos: Túnica y capirote morado con botones y capa color crema.
Días que procesionan: Miércoles Santo (Traslado desde el convento de San Pedro hasta la Iglesia de San Martín) Jueves Santo ( Jesús Nazareno Procesión Magna) Viernes Santo ( Ntra. Sra. de la Soledad de San Pedro Procesión Magna)



Jesús Nazareno

En nuestra nomenclatura piadosa reservamos el título de Jesús Nazareno a las representaciones de Cristo cargado con la cruz, camino del Calvario, aunque en sí mismo el apelativo sea en cierto modo gentilicio por haber vivido Jesús en Nazareth.
La figura de Jesús Nazareno, que se conserva en el Convento de San Pedro de Trujillo, obra del siglo XIX. Fue donado al citado Convento por los hermanos Vázquez, del capital que debían. Es una imagen que invita a la profunda y participativa conmiseración y delata los carismas de su anónimo autor, que estaba formado evangélicamente para ejecutar esta obra con acierto. El paso ha sido representado doliente, angustiano, pero todavía posee entereza física para seguir cargando con el madero por la Vía Dolorosa. Posee volúmenes bien contorneados y dramatismo expresivo con afiladas aristas en el rostro y cabellera, tratada como conjunto sin pormemorizar. Viste una hermosa túnica bordada por las franciscanas terciarias de Trujillo que lo custodian.





Ntra. Señora de la Soledad de San Pedro

La imagen de Ntra. Sra. de la Soledad de S. Pedro es una obra de estimable factura del ultimo tercio del siglo XVII, en la actualidad se encuentra expuesta al culto público en la iglesia del Convento de San Pedro, de la Tercera Orden de Religiosas Franciscanas, aunque anteriormente estuvo en la Iglesia de Jesús de la Cofradía de la Caridad.
Al extinguirse la Cofradía de Jesús Nazareno y la Cofradía de la Soledad y cerrarse la iglesia de Jesús, a causa de la Desamortización, las imágenes de Semana Santa fueron trasladadas a varias iglesias o conventos trujillanos y de la comarca.
La imagen de Ntra. Sra. de la Soledad fue trasladada, provisionalmente, a la iglesia del Convento de las Religiosas Jerónimas el 7 de mayo de 1846. Pero el 9 de abril de 1879, Viernes Santo, después del Sermón de Soledad el sacerdote D. Francisco Navarro traslada la imagen al convento franciscano de S. Pedro por orden del Obispo de Plasencia D. Pedro Casas y Souto, quedando allí definitivamente.
Tras la reorganización de la Cofradía de la Soledad su Alcalde-Presidente envía el 15 de mayo de 1886 una solicitud al Obispo D. Pedro Casas pidiendo que la imagen de la Soledad fuera trasladada desde el convento de S. Pedro hasta la iglesia de S. Francisco, pero el Sr. Obispo rechazo la propuesta el 31 de mayo del mismo año, considerando que en el convento de S. Pedro la imagen estaba mas cuidada, atendida y conservada y era mas venerada por las religiosas franciscanas.
Tras esta negativa del Obispado y algunos problemas con el convento la Cofradía de la Soledad adquiere una imagen propia como titular de la Cofradía, relegando a la Soledad de S. Pedro a permanecer en el convento y no volver a participar en las procesiones trujillanas hasta que, en el año 1998, la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno, con ayuda de la comunidad religiosa del Convento de S. Pedro y autorización de la Junta de Cofradías y Hermandades de Trujillo, decide volver a sacar en procesión esta antigua imagen de Ntra. Sra. de la Soledad participando en la Procesión del Santo Entierro del Viernes Santo de ese año. 
El vestido que lleva la Virgen es un regalo de D. Miguel Munera. No se conserva la autentica tela por el paso del tiempo, pasando todo el bordado a base de sedas, abalorios y piedras en azabache a un rico terciopelo. El corpiño o jubón, como en otros tiempos se conocía, es regalo de Doña María Mejias, esta adornado ricamente de abalorios negros sobre sedas bordadas, formando dibujos de hojas y rosas. Ambos regalos del siglo XIX.
El rosario era de Doña Margarita de Iturralde, bienhechora insigne de Trujillo, donado al Convento de S. Pedro tras la boda de su hija. Las cuentas del rosario son de nácar blanco, engarzadas en plata, y la Cruz que remata el rosario es de lo mismo, con los cuatro extremos revestidos del mismo metal.