Fauna

4.4.- FAUNA EN EL BERROCAL TRUJILLANO

4.4.1. LOS MAMÍFEROS
Las aglomeraciones de granito y sus suelos arenosos son perfectos para toda esa microfauna de mamíferos que excavan y viven en galerías subterráneas del Berrocal Trujillano. Las pequeñas musarañitas, topillos, ratones, ratas, topo, erizos y los simpáticos lirones caretos, éstos ya entre zarzas y pequeños arbustos, ocupando nidos viejos de alcaudón, mirlo, etc.....


Fotos: Pedro Holgado

Sin duda, la pieza clave en este ecosistema es el conejo de monte (Oryctolagus cuniculus), excavador nato. Con la construcción de sus galerías contribuye a la aireación del suelo, además de resultar un sorprendente agricultor, por su alimentación y deposiciones ayuda la expansión de plantas y arbustos.



La liebre (Lepus capensis), el otro lepórido del berrocal, tiende más a la periferia de éste, a sitios más limpios de vegetación y canchos que le permitan estirar sus patas en una rápida carrera hacia la vida.



En consecuencia, atendiendo al buen funcionamiento de biodiversidad, si se cuenta con una población diversa de pequeños mamíferos vegetarianos, en este territorio se cuenta también con una población de depredadores, de los alados-emplumados ya hablaremos en otro capítulo, ahora seguimos con los cuadrúpedos-peludos.
Comenzando por los mustélidos, la comadreja, “loca” (Mustela nivalis), habitante de muros de piedra y lugares antropizados. La garduña (Martes foina), temida en los gallineros. El turón (Mustela putorius), origen de los hurones domésticos.


El tejón (Meles meles), muy abundante, ocupa en familia vivares de conejo o construye los suyos propios, donde pueden observarse a la entrada, sobre todo en las horas del ocaso veraniego.


La nutria (Lutra lutra), el representante acuático de los mustélidos, se adentra en el Berrocal por ríos y arroyos hasta llegar a embalses y charcas en busca de alimento, principalmente cangrejos y todo tipo de peces.


A otra familia, los vivérridos, pertenecen el meloncillo (Herpestes ichneumon), que parece que tras la explosión demográfica que ha sufrido en décadas pasadas, tiende a su estabilización e integración poblacional.


Y la jineta (Genetta genetta), visitante del berrocal y más habitualmente en lugares arbolados. El gato montés, felino silvestre, con muchos problemas como especie por sucesos de hibridación con el gato doméstico, debido a la expansión de este último, los llamados gatos cimarrones.


Seguimos con los cánidos: del lobo (Canis lupus), como en casi toda Extremadura, nos quedan las historias de los abuelos. Otra cosa hay que decir del zorro (Vulpes vulpes), que resiste como especie a pesar de su persecución e intento de aniquilación desde antaño.



De los grandes mamíferos silvestres del berrocal el jabalí (Sus scrofa) es el más abundante, su expansión no encuentra freno al creciente abandono del campo.


El ciervo (Cervus elaphus) y el corzo (Capreolus capeolus) son muy ocasionales y para nada habituales, aunque últimamente están empezando a repoblar el territorio sobre todo el corzo que se encuentra en expansión.


No quiero acabar este texto sobre mamíferos sin citar a los representantes alados, los murciélagos (Rhinolophus hipposiderus). Estupendos devoradores de polillas, mosquitos, etc. (500 capturas por hora cada individuo). De hábitos nocturnos, como casi todos los mamíferos a excepción del meloncillo, viven en grietas y cuevas entre canchos e incluso en muros de las poblaciones, salen al anochecer en busca de nubes de polillas y mosquitos donde alimentarse.
Murciélagos
Es importante destacar que en el río Almonte se encuentra una de las mayores colonias de murciélagos



4.4.2. LAS AVES EN EL BERROCAL

El paisaje heterogéneo del Berrocal, con enormes rocas de granito, árboles pequeños y arbustos, charcas temporales y arroyos, y laderas cubiertas de hierba, junto con la presencia humana mínima, tiene una avifauna muy interesante. La rica fauna de mamíferos y reptiles que hace que sea una zona atractiva para las aves rapaces como el Águila Culebrera (Circaetus gallicus), Aguililla Calzada (Hieraaetus pennatus) y Busardo Ratonero (Buteo buteo), con árboles que ofrecen seguro áreas de anidación.


Grandes águilas, como Águila Real (Aquila chrysaetos), con frecuencia uso del berrocal como una zona de caza, atraídas por la presencia de mamíferos como conejos y liebres. También hay poblaciones reproductoras de Milano Negro (Milvus migrans) y el Milano Real (Milvus milvus), que buscan carroña en el área, y se ven a menudo sobrevolando a lo largo de las carreteras en busca de animales.


La pequeña población reproductora de Milano Real aumenta en el invierno con la llegada de muchos Milanos Reales del norte de Europa.


Las zonas rocosas y grietas proporcionan las áreas de anidación y descanso a algunas aves rapaces nocturnas como son el Búho Real (Bubo bubo), el Mochuelo (Athene noctua) y el Búho Chico (Asio otus).



Otras especies crepusculares y nocturnas que se crían en el Berrocal incluyen Alcaraván (Burhinus oedicnemus) y Chotacabras Cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis) este último a menudo caza en Trujillo y pueblos como Belén, en las polillas atraídas por las luces de la ciudad.


Dentro de las pequeñas rapaces hemos dejado en último lugar la ZEPA de colonias Cernícalo Primilla de Trujillo. El Cernícalo Primilla (Falco naumanni) es un pequeño halcón insectívoro y asiduamente ligado, en época reproductora, a ambientes urbanos y humanizados.
Cría en huecos de las paredes, mechinales o bajo tejas de los edificios de nuestras ciudades, pueblos y zonas rurales. Su distribución en Europa es esencialmente mediterránea. Vive en regiones de clima cálido y seco y ecosistemas abiertos como estepas, garrigas y zonas de cultivo que presentan grandes densidades de presas (principalmente insectos, ortópteros y coleópteros). Permanecen en las zonas de cría entre principios de febrero y finales de julio, el inicio de la puesta es en abril y los pollos comienzan a volar a finales de junio. La reproducción y los comportamientos de caza son de tipo gregario. Las colonias suelen situarse en edificaciones o bien en acantilados pero también, excepcionalmente, en piedras amontonadas en el suelo (majanos).


El cernícalo primilla, especie ya extinta en algunos países, sufre una seria resección en la península ibérica. En Trujillo, la población de cernícalos primilla o "micales" como se les llama familiarmente en la localidad, padecen los problemas comunes como son la pérdida de su hábitat de alimentación por los cambios y abandonos de cultivos en el espacio que rodea a la ciudad, el berrocal, pérdidas de alimentos (insecticidas), pero un claro factor es el forzado desplazamiento de la colonia por los grajos y palomas hacia la plaza de toros, también las molestias humanas como son el cierre de sus nichales o agujeros en la pared, y las restauraciones de los tejados y la consiguiente pérdida de su hábitat bajo teja, sitio preferido por la especie.

El cernícalo primilla una rapaz, un pequeño halcón urbano, (longitud 27/33 cm, envergadura 58/74 cm y peso 150/180 gr). El macho, menor que la hembra, cabeza azulada, dorso pardo rojizo y cola gris azulado. Partes inferiores de color leonado rojizo con moteado negro. Hembras y jóvenes con cabeza y dorso marrón-herrumbroso moteado en pardo-oscuro, al igual que las alas y cola, por debajo color crema con fino rayado en pardo-oscuro que se intensifica hacia el pecho. Garganta clara. Banda ancha subterminal, en la cola, pardo-oscuro, con fino borde blanco. Puntas de alas más oscuras.Para ambos sexos: anillo ocular, cera del pico y patas amarillo anaranjado. Pico gris blancuzco, más oscuro en la punta, negro, aclarándose hacia la base. Iris pardo-marrón. Uñas blancas.


Cernícalo Vulgar

También la colonia de Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus) es muy importante, encontrándose más en el ámbito rural del Berrocal de Trujillo.

Cigüeña Negra

Los pequeños arroyos y charcas ofrecen las zonas de alimentación para el Martín Pescador (Alcedo atthis), Garza Real (Ardea cinérea), Cigüeña Negra (Ciconia nigra), Cigüeña Blanca (Ciconia ciconia) y Andarríos Grande (Tringa ochropos), y para especies como el Zampullín Común (Tachybaptus ruficollis), Ánade Real (Anas platyrbynchos), Ánade Friso (Anas strepera), Ánade Rabudo (Anas acuta), Pato Cuchara (Anas clypeata), Cigüeñuela (Himantopus himantopus) y Chorlitejo Chico (Charadrius dubius, hay zonas de anidación en las charcas, incluso las muy pequeñas.

Alcaudón Real.

La actual ganadería de la zona ofrece buenas oportunidades de alimentación para Garcilla Bueyera (Buculus ibis), Estornino Negro (Sturmus unicolor) y Perdiz Roja (Alectoris rufa), atraídos por los insectos alterados por los animales. Los pequeños árboles y arbustos también proporcionan las áreas de alimentación y los sitios de anidación de las aves más pequeñas como el Alcaudón Real (Lamius excubitor).


Críalo

Al igual que el Alcaudón Común (Lanius senator), Curruca Cabecinegra (Sylvia melanocephala), Tarabilla Común (Saxicola torquata), Triguero (Miliaria calandra), Rabilargo (Cyanopica cyanus) y Urracas (Pica pica), siendo estas últimas parasitadas por el Críalo (Clamator glandarius). En la primavera el reclamo del Críalo es un sonido típico del Berrocal, como los machos actúan como señuelos para atraer a las Urracas lejos de sus nidos, por lo que la hembra puede entrar a poner sus huevos.


Papamoscas Cerrojillo

En el otoño durante el paso migratorio, muchas aves desde el norte se detienen para descansar y alimentarse en la zona. Es fácil encontrar innumerables paseriformes como el Papamoscas Cerrojillo (Ficedula hypoleuca), Collalba Gris (Oenanthe oenanthe), Tarabilla Norteña (Saxicola rubetra), Mosquitero Musical (Phylloscopus trochilus) y Colirrojo Real (Phoenicurus phoenicurus).


También hay una interesante variedad de especies típicas de zonas abiertas como Cogujada Común (Galerida cristata), Cogujada Montesino (Galerida theklae) y Totovía (Lullula arborea) en el Berrocal, mientras que en el invierno puede haber grandes bandadas de Alondra Común (Alauda arvensis) y Bisbita Pratense (Anthus pratensis) que se reproducen en el norte de Europa. Estos a su vez atraen a aves rapaces como el Aguilucho Pálido (Circus cyaneus), Gavilán (Accipiter nisus) y Esmerejón (Falco columbarius).




4.4.3. ANFIBIOS Y REPTILES



Directamente ligada al medio acuático encontramos anfibios tales como el Gallipato (Pleurodeles waltl), el Sapo partero ibérico (Alytes ciscernasii), la Ranita meridional (Hyla meridionalis), el Sapo corredor (Epidalea calamita), el Sapo común (Bufo bufo).


Dentro de los reptiles la especie de Emídidos más importante en la zona es el Galápago leproso (Mauremys leprosa)10, Galápago europeo (Emys orbicularis).

10 Especie incluida en el anexo II de la Directiva Hábitat (Dir. 92/437CEE)


También encontramos gran cantidad de reptiles de la familia de los Gecónidos, siendo su principal representante la Salamanquesa común (Taréntola mauritanica), así como el Eslizón ibérico (Chalcides bedriagai), perteneciente a la familia de los Escíncidos.

La especie más importante de la familia de los Lacértidos es el Lagarto ocelado (Lacerta lepida), que sufrió un grave retroceso a mediados de los años 80 y que en la actualidad se encuentra en gran expansión. De esta familia, y también muy abundante encontramos la Lagartija colilarga (Psammodromus algirus).


Como único integrante de la familia de los Asfinbénidos, y en gran abundancia en las zonas húmedas del Berrocal, nos encontramos la Culebrilla ciega (Blanus cinereus), pequeño reptil que alcanza hasta 30cm de longitud de aspecto similar al de la lombriz de hábitos subterráneos.



4.4.4. VERTEBRADOS ACUÁTICOS




En la zona existen diversos arroyos y ríos (Magasca y Tozo), con un marcado régimen estacional que, junto con la presencia de charcas influyen de manera determinante en una rica fauna ictiológica.


Así, en las charcas encontramos la Tenca (Tinca tinca) y la Pardilla (Chondrostoma lemmingii), en el río Magasca y tamuja encontramos el Calandino (Squalius alburnoides), el Cacho (Squalius pyrenaicus), la Colmilleja (Cobitis palúdica), el Barbo comizo (Barbus comiza) y Barbo común (Barbus bocagei).



Además de estas especies podemos encontrar otras introducidas por el hombre como son la Capa común (Ciprinus carpio), el Black bass (Micropterus salmoides) y el Carpín (Carassius auratus).


Comments