Trujillo‎ > ‎Ciudad y Monumentos‎ > ‎

Ruta de conquistadores


RUTA DE CONQUISTADORES

Un rasgo característico de la región fue la emigración masiva a América. Muchos de los emigrantes fueron hombres en busca de la fortuna y fama que España ya no podía ofrecer tras la caída del reino árabe nazarí de Granada en 1492, el mismo año que se descubrió América. Entre los conquistadores que llegaron a América, destacan varios extremeños como Hernán Cortés, conquistador de México; Alonso Valiente, secretario de Hernán Cortés, que además contribuyó en la conquista de San Juan Bautista (Puerto Rico), Nueva Galicia, Honduras y contribuyó a descubrir el Canal viejo de Bahama; Francisco Pizarro quien anexionó los territorios Incaicos al Reino de España, Nuflo de Chaves explorador y conquistador español del Paraguay y la zona suroriental de la actual Bolivia, recordado como fundador de la ciudad a la que le dio el nombre de su tierra natal Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, para satisfacer su ilusión y perennizar en aquellos alejados territorios el nombre de su solar nativo y Pedro de Valdivia conquistador de Chile que bautizó como Nueva Extremadura, cuya capital sería Santiago de Nueva Extremadura.
En la conquista y colonización de las tierras americanas tuvieron un papel de primer orden algunos hombres de Trujillo. Durante el siglo XVI, esta localidad extremeña vivió un momento histórico irrepetible que queda perfectamente plasmado en su patrimonio artístico. Más de medio millar de célebres protagonistas de la aventura americana nacieron aquí: los hermanos Pizarro (casa-museo Francisco Pizarro, en esta casa no nació Francisco Pizarro, el resto de hermanos sí), Francisco de Orellana (Hotel Orellana); Juan Pizarro Orellana, Primer Corregidor en Cuzco (Palacio Juan Pizarro Orellana) y Francisco de las Casas (Palacio de Santa Marta –NH, que fue capitán con Hernán Cortés en la conquista de México y fundador de Trujillo en Honduras).



La Ruta de los Conquistadores continúa por Santa Cruz de la Sierra, patria de Nuflo de Chaves. fue un explorador y conquistador español del Paraguay y la zona suroriental de la actual Bolivia, recordado como fundador de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Fue el continuador de la política colonizadora de Domingo Martínez de Irala. Su actividad permitió extender la colonización por esas regiones, y su temprana muerte supuso la interrupción de la actividad conquistadora de todo el territorio que hoy conforma esa extensa comarca.
La siguiente parada es la localidad de Medellín, lugar de nacimiento de Hernán Cortés, conquistador del Imperio Azteca (México). Su fortaleza, construida entre los siglos XIII y XIV, es uno de sus principales monumentos, cerca del cual encontramos los restos de un teatro romano y lienzos y puertas de las murallas, como la Portacoeli. Reseñable es la iglesia parroquial de San Martín, donde aún se conserva la pila en la que Cortés fue bautizado. El río Guadiana, a su paso por Medellín, es cruzado por un puente de veinte arcos. En la actualidad se está restaurando el Teatro Romano, recientemente descubierto. Podemos visitar Medina de las Torres, cuna de Alonso Valiente, que fue un conquistador español. Era primo y secretario de Cortés. Fue uno de los primeros alguaciles mayores de la ciudad de México. También fue el primer encomendero de Tecamachalco. Además fue alcalde y fundador de la ciudad Puebla de los Angeles. La localidad de Medina de las Torres, inicialmente fue conocida como Ugultiniacum en la Beturia céltica, pasando a denominarse Contributa durante la ocupación romana. De la época árabe conserva su actual denominación. Se conserva parte de la fortaleza árabe (la Torre de los Moros) e importantes obras artísticas en la parroquia de Ntra. Sra. del Camino. 



Nos acercaremos a Jerez de los Caballeros, lugar en el que nació Núñez de Balboa, navegante y conquistador español, descubridor del océano Pacífico. Se embarcó en el año 1500 para el Nuevo Mundo en la expedición de Rodrigo de Bastidas. Núñez de Balboa organizó una expedición con 190 españoles (entre los que se encontraba Francisco Pizarro) y 800 indios que atravesó por primera vez el istmo de Panamá. El 25 de septiembre de 1513 avistó el ansiado mar, al que llamó mar del Sur debido a la dirección seguida por la expedición desde el punto de partida, pero que más tarde fue llamado océano Pacífico por la expedición de Magallanes (1520). En Jerez de los Caballeros disfrutaremos visitando numerosos edificios monumentales como el castillo del Temple, de la época en la que se constituye el "bailiato" o encomienda de Jerez como lo demuestran documentos de capítulos de la orden, la popular  "Torre Sangrienta"  uno de los baluartes de la muralla de Jerez. Es la ciudad de las torres, pues sus parroquias pregonan alturas increíbles con sus bellas torres en Santa Catalina, San Miguel o San Bartolomé. También de Jerez de los Caballeros fueron Pedro Portocarrero (destacó en Perú), Pedro Malaver (destacado en Venezuela), Hernando de Soto en La Florida y Perú; Juan García Carvajal en Venezuela.


Después la ruta se dirige a Villanueva de la Serena, cuna de Pedro Valdivia, el descubridor de Chile. Entrando en lo que se conoce como la Siberia extremeña, por las temperaturas que se alcanzan en la zona en invierno así como el parecido paisajístico que le vio el duque de Osuna, cuando volvió de embajador de Rusia, se llega a la localidad de Herrera del Duque, señorío del duque de Osuna, con la iglesia parroquial de San Juan, del siglo XVI, y una impresionante fortaleza árabe. Destaca también la plaza Mayor con soportales y fuente de doce caños.



Desde Castilblanco de los Montes (pueblo característico de la comarca) pasando por un paisaje que mezcla la dehesa con frondosos bosques llegamos a la puebla de Guadalupe. En su monasterio, Cristóbal Colón tendría un encuentro con los Reyes Católicos antes de su partida hacia las Indias, cuando regresó bautizó en la pila bautismal que ahora se encuentra en el centro de la Plaza de la Puebla a los indios que trajo de América. La devoción de Colón hacia este santuario de la Virgen de Guadalupe se demuestra en el hecho de que en su segundo viaje a América daría el nombre de Guadalupe a una de las islas descubiertas. De Guadalupe no sólo destaca el monasterio, lugar de peregrinación y tesoro artístico; destaca también la Puebla, una muestra de arquitectura popular de los siglos XIV y XV en las calles de la judería. Del monasterio destaca su hermosa fachada principal gótica, precedida por una monumental y característica fuente, y flanqueada por una las monumentales torres de la Portería y Santa Ana. 



Foto Chuty.net