Trujillo‎ > ‎Ciudad y Monumentos‎ > ‎

13 Convento de Franciscanos Alcantarinos

CONVENTO DE FRANCISCANOS OBSERVANTES 

       En diciembre de 1602, el Concejo de Trujillo recogía en el acta de la sesión de la fecha sobre los “Frailes Descalzos de la Viciosa: En este día se vio y leyó en este Ayuntamiento una Provisión y Facultad Real de S. M. en favor de los Frailes Descalzos de la Viciosa para trasladar su Monasterio en esta Ciudad…”. Un año más tarde tomaban posesión de la ermita y convento de la Magdalena, situado extramuros, en la zona norte del Berrocal. 
Allí estuvieron los franciscanos alcantarinos hasta que unas décadas después se trasladaron a un nuevo edificio, intramuros, junto a la antigua puerta de Vera Cruz, hoy de San Andrés. 
       El nuevo edificio, bajo patronato de la familia Chaves Mendoza, cuyas armas adornan la fachada principal, fue realizado por el arquitecto Gabriel Pentiero, dentro de un estilo Barroco Clasicista reconocibles también en el claustro y la iglesia. En el siglo XVIII, ya en pleno Barroco, se levantaron el cimborrio octogonal y la linterna que cierran el crucero. 
       Tras la exclaustración decimonónica el edificio fue reutilizado primero como Hospital de la Concepción, bajo patrocinio de la Fundación Obra Pía de los Pizarro, y, más tarde, como residencia particular. 



CONVENT OF THE FRANCISCAN OBSERVERS 

        When the "Descalzos de la Viciosa", an order of friars, moved to Trujillo in 1603, they took possession of the hermitage and convent of La Magdalena, outside the town walls. They later moved to a baroque building with church and cloister, inside the walls, alongside San Andrés Gate. In the 19th century, the building was used as a hospital, and later became a private residence. 

Konvent der Franziskaner der Observanz

    Als der Mönchsorden Descalzos de la Viciosa 1603 nach Trujillo gelangte übernahmen sie die Eremitage und den Konvent La Magdalena, der sich außerhalb der Stadtmauern befand. Später zogen sie in ein barockes Gebäude mit Kirche und Kreuzgang innerhalb der Stadtmauern neben dem Tor von San Andrés. Im 19. Jahrhundert wurde das Gebäude als Krankenhaus genutzt, später wurde es zu einer privaten Residenz.


Francisco Sanz Fernández 
Doctor en Historia del Arte 
Copyright ©