Estudio del Retablo

Estudio detallado del Retablo 


Material: Óleo sobre tabla.
Medidas: Predela:Oración en el huerto (100 x 72 cms.),
Camino del Calvario (1OO x 9O cms.),
Descendimiento (1OO x 9O cms.),
La liberación de los justos (1OO x 90 cms.)
Resurrección del Señor (100 x 90 cms.)
Ascensión a los cielos (100 x 90 cms.)

En las tablas de las calles laterales figuran : San Gregorio, San Lucas, San Juan, san Agustín, San Marcos y San Mateo (190 x 110 cms.)
En el centro figura una sola tabla: Coronación de la Virgen ( 190 x 110 cms. )
El resto de las tablas son: San Joaquín y Santa Ana, Nacimiento de la Virgen, Desposorios, la Anunciación,
la Visitación, Natividad del Señor, Epifanía, Circuncisión, Huida a Egipto, Presentación en el Templo, Tránsito de la Virgen y Asunción (190 x 90 cms.)

Cronología:
1475-1480.


1.- ESTUDIO DEL RETABLO

    El retablo de Santa María es un importante conjunto gótico, con veinticinco pinturas sobre tabla que llenan todo el espacio poligonal del ábside1. Las tablas están distribuidas en cuatro ordenes a lo alto (cuerpos mas la predella) y siente calles a lo ancho, correspondiendo al medio solo un cuadro superior pues los huecos restantes se ocuparon con la imagen exenta de Ntra. Sra. de la Asunción -titular del templo- y el sagrario, que se coloco hacia el año 1595. Para ello se quito la tabla en la que figuraba Cristo Crucificado, trasladándose la sacristía2. Hemos localizado esta obra recientemente, será objeto de estudio 
1Aparece documentado en los libros de fábrica de la parroquia de Santa María (en el más antiguo que se conserva correspondiente al año 1543). Vid. RAMOS RUBIO, J.A.: Estudio histórico artístico de la iglesia parroquial de Santa María la Mayor de Trujillo (Memoria de Licenciatura inédita, Unex, Cáceres, 1987). Cáceres, 1990 (publicada). 2Libro de Cuentas y Escrituras de la Yglesia de Ntra. Señora Santa María de la ciudad de Trugillo. A.P. Stª Mª. Inventario de 1595, fol. 11 vº.: "Otro retablo de pinzel onde está una crucifixion que se quitó del retablo del altar mayor para la custodia nueva que está encima del caxon del vestuario de la sacristía". 
en el siguiente apartado. 
    
    Los compartimentos los constituyen arcos conopiales en forma de aplanados doseletes que adornan finas tracerías caladas, floroncillos de cardinas, frisos muy tallados y delgadas columnas laterales de sostén, afiligranado arquitectónico que es una muestra preciosa del trabajo sobre madera en las postrimerías del gótico florido, correspondiente a los últimos años del siglo XV y principios del siguiente3. 

    La policromía une los tonos vivos a los dorados profusos. Así se completa un efecto deslumbrante que debió atraer a los fieles de la época. El interés por el brillo del oro lo encontramos en un concepto simbólico, propio del gótico, que acerca la luz y los objetos deslumbrantes a la representación simbólica de lo divino4. Otra circunstancia de su presencia es la apertura de Castilla hacia el gusto por lo suntuario, lo lujoso, como consecuencia de la influencia de las cortes europeas del momento, como la borgoñona , con la que existía buenos contactos diplomáticos y económicos durante el periodo de los Reyes Católicos. 

    El retablo fue dorado en 1558 a costa de doña Catalina de Loaysa, que invirtió en él mil reales5. Parece ser que en el siglo XVIII , se volvió a dorar , antes de que Ponz lo viera en su viaje a Trujillo, en 1784. Esto último debió coincidir con la construcción de un camarín para la Virgen, momento en que se modificó la parte superior , que originalmente era un guardapolvo gótico. Ponz en su Viaje de España, se lamenta de los atropellos que ha sufrido tanto el retablo como el resto de las obras pictóricas del templo6.

    En el centro del retablo al desaparecer la imagen de Ntra. Sra. de la Asunción, se colocó un cuadro representando el mismo Misterio obra de Joaquín Llop (año 1814). Pero, por su gran tamaño tapaba gran parte del retablo por este motivo se trasladó a un lugar sito entre la capilla de los Vargas y el Baptisterio, es por lo que pensamos que ya por entonces estaba cegada la portada norte. De aquí fue trasladado a la iglesia de San Francisco, filial de Sta. María7.
3Vid. BALTRUSAITIS, J.: La Edad Media Fantástica. Capít. VIII. El arco conopial. Cátedra. Madrid, 1987, p. 261. 4Vid. NIETO ALCALDE, V.: La luz, símbolo y sistema visual. Madrid, 1978. 5Libro de Cuentas de Fábrica, 1543 1558. A.P.Stª Mª, f. 27. 6PONZ, A.: Viage por España. Madrid, 1784 (fac. Viajar por Extremadura. Salamanca, 1983, p. 168). 7RAMOS RUBIO, J.A.: Estudio histórico artístico de la iglesia parroquial de Santa María la Mayor de Trujillo, op. cit., pp. 42-44.


2.- LOS ARTISTAS

    Carecemos de documentación para poder atribuir la autoría del retablo a un pintor u otro. No obstante, por el análisis estilístico de las tablas y características artísticas que en ellas se observan, podemos decir que la mayor parte del retablo, diecinueve tablas, es obra de Fernando Gallego, que ha marcado el rumbo de la escuela castellana de tipo flamenco, es el eje de la pintura castellana hispanoflamenco. La predella es obra de su pariente Francisco Gallego, excepto la tabla en la que figura el Descendimiento, obra del siglo XVI, que vino a sustituir a una Flagelación, posiblemente, según la colocación de las tablas que, al construirse el camarín en el siglo XVIII, quedó en tal mal estado de conservación que fue sustituida por esta otra tabla8. 

    Tampoco contamos con mucha información para estudiar la biografía de estos artistas. Unos de los primeros autores que hablaron de Fernando Gallego fue el tratadista y pintor Antonio Palomino, en el siglo XVIII: "Fernando Gallego es natural y vecino de Salamanca. Pintor insigne de la escuela de Durero; no se sabe si aprendió de mismo Alberto en Alemania o si aquí aprendió de un discípulo suyo. Fue Gallego pintor tan excelente que al no estar firmadas sus pinturas, sin agravio algunos se pudieran tener por originales de Durero; bien lo califican las que tienen ejecutada en diferentes capillas de las parroquias de Salamanca y especialmente en la iglesia Vieja y con singularidad una, que está en medio del nicho de la Virgen con el Niño; y a la mano derecha del Apóstol San Andrés y a la izquierda San Cristóbal y esta firmado así: Fernandus Gallecus, de cuyo apellido hay familias y título en aquella ciudad. Murió en Salamanca ya de crecida edad por los años l550"9. 

    A comienzos del siglo XIX, Ceán Bermúdez nos ofrece los siguientes datos sobre Fernando Gallego: "Pintor, nació en Salamanca andada la mitad del siglo XV y aunque pudo haber sido discípulo de Duero en Alemania con algunos quieren, por haber seguido su estilo definido, también pudo haber estudiado en España a donde le traxeron muchos profesores alemanes, flamencos e italianos por ser el general que reinaba en toda la Europa, y lo más verosímil es que haya aprendido con Pedro Berruguete su paisano o con algún pintor de los muchos que entonces había en
8La tabla en la que probablemente figuraba una Flagelación, se sustituyó por otra con la representación del Descendimiento, obra del siglo XVI, que procedía de la capilla de los Altamiranos. La Flagelación fue trasladada a la parroquia del Arrabal de Belén, a dos kilómetros de Trujillo, y fue colocada sobre la puerta de la sacristía. Desapareció de este lugar hacia el año 1959, siendo párroco de la misma don Antonio Ramos Sojo. 9PALOMINO, J.A.: El Museo pictórico y la escala óptica. Madrid, 1947, p. 775.
Castilla"10.

    Gil Sanz, confesó el desconocimiento de Fernando Gallego, expresando: "No podemos fijar el año de su nacimiento exactamente; debió verificarse pasada la primera mitad del siglo XV y sobre los años inmediatos al 1470. No se haya creencia justificada de que aprendiera con Berruguete, no hay noticias de la venida de Pedro ha dicha ciudad ni es seguro que Gallego saliese ha aprender su arte ha otro punto. Como Gallego era coetáneo suyo (de Berruguete hijo) y mayor algunos años que el, es claro que no puede existir entre ambos más relación que la de haber aprendido estudiando unos mismos modelos"11. 

    Gil Sanz también creyó que Gallego imitaba los modelos de Durero y que murió en Salamanca en el año 1550. Estas y algunas otras noticias que nos llegan de los siglos XVIII y XIX es todo lo que se sabía de Fernando Gallego, no hemos de olvidar, los informes de Don Manuel Gómez Moreno anotados en los Catálogos de Salamanca (1903- 1905), y Zamora (1927). 

    No creemos que Durero influyera en la formación de Gallego, ya que eran coetáneos, y en todo caso debería de haber sido al contrario, pues consideramos que Gallego nació varios años antes que Alberto Durero (1471-1528)12. Además, el estilo que Durero plasmó en sus dibujos y grabados, no se aproximan a la técnica lanzada a la profundidad de concepto y a la visión original que hay en Gallego. Su evolución se verifica más en relación con tres artistas que le precedieron Nicolás Francés, Jorge Inglés y Nicolás Florentino. 

    La primera noticia documental que nos ha llegado de Fernando Gallego corresponde al año 1468, aparece trabajando con Jean Felipe en la catedral de Plasencia13. Las informaciones que nos han llegado en torna a Fernando Gallego o son erróneas o simplemente se le han atribuido obras que no son suyas y lo único que han hecho ha sido perjudicar sus importantes creaciones. Las noticias documentales en torno a Fernando Gallego son pocas. Nos hemos de limitar a conocer su estilo, sus posibles maestros en los cuales se inspiró y su vida artística por medio de
10CEAN BERMUDEZ, J.A.: Dicionario histórico de los más ilustres profesores de Bellas Artes en España. Madrid, 1800, p. 156. 11GIL SANZ, A.: Seminario pintoresco español. Madrid, 1849. 12En 1473 Fernando Gallego está trabajando ya en la catedral de Coria, cuando Durero tan solo tenía dos años de edad. Actas Capitulares de la catedral de Coria, 23 de febrero de 1473. A.C.C. 13BENAVIDES CHECA: "Datos sobre la catedral de Plasencia". B.S.E.E. Madrid, 1905, p. 41.Prelados placentinos, op. cit., p. 56. Curiosamente, Jean Felipe era vecino de Trujillo. RAMOS RUBIO.: "Aportaciones inéditas a la historia artística de Trujillo". Jornadas Trujillo, ciudad medieval, ciudad moderna. Fundación "Xavier de Salas". Trujillo, 1995.
sus obras localizadas.

    La fecha y el lugar de su nacimiento no es totalmente desconocida, aunque Palomino lo situara en Salamanca, o Post lo situara en Galicia por su apellido Galecus o Gallecus, son opiniones poco probables14. Todos los demás autores han seguido la hipótesis de Palomino y han situado el lugar de nacimiento de Gallego en Salamanca. Desde luego la producción artística de Gallego se centra en Castilla: Burgos, Salamanca, Zamora. 

    Donde aún se conservan muchas obras realizadas por el y que posteriormente citaremos. Además, tenemos un dato documental muy importante que sitúa su taller en Salamanca. En 1473 le encarga a "Ferand Gallego, pintor vecino de Salamanca, seis retablos para la iglesia catedral de Coria"15. Tanto este documento, como el del año 1468, que aparece trabajando en la Catedral de Plasencia junto a Jean Felipe, son los dos testimonios más antiguos que se conocen de este pintor. 

    Los estudios más recientes sobre Fernando Gallego, lo creen nacido hacia el año 144O y muerto poco después de 15O716. Gaya Nuño, nos refiere: "No hay duda que nació en Salamanca, descontando que fuera discípulo de Pedro Berruguete, de órbita personalísima, y más italiana que flamenca. Que Gallego fuera salmantino se da por cierto, aunque no haya noticia documental de ello, siendo de abono que Salamanca fue el centro de sus actividades, y que hoy todavía su apellido sea normal y de muy vieja ascendencia en la ciudad del Tormes, igual que lo era cuando escribía Palomino"17. 

    En resumen, podemos decir que es muy probable que Fernando Gallego naciera hacia el año 144O, se avecindase en Salamanca, donde estaría su taller (cuando realiza los
retablos para Coria, en 1473 vivía en Salamanca ). En el año 1507 volvemos ha recibir otra referencia documental suya, decorando la tribuna de la capilla de la Universidad de Salamanca asociado a Pedro de Tolosa. Con estos pocos datos conocemos algo su vida mediante la evolución estilística de gran cantidad de obras, aunque
14PALOMINO, op. cit., p. 775. POST, Ch. R.: A History of Spanish Painting, vol. IV, parte I. Harvard University Press, 1933, p. 83. 15Actas Capitulares de la Catedral de Coria, 23 de febrero de 1473. A.C.C. 16El Cabildo de Coria lama al "afamado pintor salmantino Ferrand Gallego, en 1473, para que pinte los cuadros de San Pedro Mártir con destino a los altares que estaban en el claustro, mas otros cinco para los de San Miguel, Santa María, San Ildefonso y Consolación en la iglesia". Desgraciadamente han desaparecido estas pinturas, pero sospechamos que el cuadro, en la actualidad oculto detrás del que ocupa el altar, llamado del canónigo Valencia, pertenece a este maestro, y hay señales en el mismo de haber formado parte de un tríptico. ESCOBAR PRIETO, E.: "La catedral de Coria". Revista de Extremadura, V., núm. XLVII. Badajoz, 1903, p. 197. 17GAYA NUÑO, op. cit., p. 7.

en muchas de ellas se observa la colaboración de su taller. Las obras que se conocen de este artista son muchas, unas firmadas o documentadas y otras atribuidas entre sus obras firmadas están el retablo de San Ildefonso en la catedral de Zamora que podríamos datar hacia el año 1466, cuando Pablo II sancionó la fundación de la capilla  donde está el retablo, ya que 1467 murió el prelado Mella, que había donado la obra, La Piedad, de la colección Weibel (Madrid), y el tríptico de la Virgen, San Andrés y San Cristóbal, de
la Catedral vieja de Salamanca (hacia l470). En estas obras aparece la firma del artista: "FERNA(N)DVS GALECVS". 

    Documentados están los seis retablos para la Catedral de Coria y el retablo que realizó para la Catedral de Plasencia, junto con Jean Felipe, que no se conservan; así como la decoración de la tribuna de la capilla de la Universidad de Salamanca. Se le atribuyen tres tablas, con dos santos en cada una de ellas, existentes en la iglesia de San Cosme y San Damián en Burgos, fechables hacia el año 1475; el retablo de Trujillo, hacia 1475- 1480, cuando alcanzó su plenitud como artistas, el retablo de Ciudad Rodrigo, entre l480-1485, cuyas tablas fueron vendidas en 1879 por el cabildo a Mr. R. Cook de Richmond, conservándose hoy en la Universidad de Tucson (Arizona, EE.UU). Es probable que hacia 1490 pintara el retablo de San Lorenzo de Toro. Quizás más tarde, pintaría el retablo de la catedral de Zamora, hoy en Arcenillas del Vino18. Y otras muchas obras conservadas en el Museo del Prado (La Piedad y la Crucifixión); en el Museo Diocesano, en Salamanca (la Flagelación, procedente del retablo de la localidad salmantina de Peñaranda), varias Epifanía; en la colección Gudiol, en Barcelona (Misa de San Gregorio); etc., que tienen algunos rasgos artísticos similares a las obras documentadas. 

    No sabemos como era el estilo de Fernando Gallego en sus primeros años de actividad artística, ya que no se conservan los retablos que realizara en Plasencia y Coria, sus primeros trabajos. Hemos de destacar su posible aprendizaje con Durero y Berruguete, como ya hemos explicado anteriormente. Algunos autores han visto en Gallego la influencia alemana, sobre todo, en el retablo de San Ildefonso, en la Catedral de Zamora. Los profesores
Angulo y Martín González, consideran que algunas tablas de este retablo tienen una composición derivada de los grabados de Martín Schongaüer, fenómeno frecuente en la pintura castellana19.
18FELIPE FERRERO, F.: Las tablas de Fernando Gallego de Arcenillas del Vino. Zamora, 1975. 19Vid. BAUM, J.: Martin Scongaüer. Veina, Verlag von A. Schroll and Company, 1948. ANGULO IÑIGUEZ, D.: "Galego y Schongauer". A.E.A. Madrid, 1929, pp. 57-155.

    Los profesores Sánchez Cantón, Camón Aznar y Gudiol Ricart, consideran que al lado de su indudable influencia flamenca, en su pintura se observa la influencia del italiano Nicolás Florentino y los pintores procedentes de norte europeo Nicolás Francés y Jorge Inglés20. Además, el arte de Jorge Inglés de quien hay documentado en 1455 el retablo Buitrago21. 

    Bertaux sostiene que este retablo de Buitrago es la primera obra con fecha cierta donde se manifestó la imitación en Castilla del nuevo arte flamenco22. Gaya Nuño no considera ni que Gallego se inspiraba en grabados procedentes de Alemania o Flandes, que deberían de haber venido en fecha muy temprana, ni que se inspirase en el retablo de Jorge Inglés23. 

    Desde luego, todos lo críticos están de acuerdo con la influencia flamenca en el arte de Gallego, incluso Passavant considera que Gallego fue discípulo de Petrus Cristus, cree probable que Petrus estuviera en España hacia l452, pues las dos hojas de un retablo con el Juicio Final y la transfiguración de Cristo, en la dicha fecha, estuvieron en Burgos24. Estas obras fueron trasladadas a un convento de monjas, donde Frassinelli las compró y vendió poco después. En la actualidad están en el Museo de Berlín. 

    Fernando Gallego es uno de los grandes representantes de la corriente hispano- flamenca en la escuela castellana. Su estilo aunó las influencias foráneas a una tipología y cierto misticismo castellanos, como podemos observar en obras del retablo de la iglesia de Santa María de Trujillo como la Epifanía y La liberación de los justos que muestran su depurada técnica en el dibujo y en el color. El Tránsito de la Virgen es de un estilo sombrío que resalta el carácter humano de los personajes. El dibujo incisivo y el modelado de los ropajes acusan la influencia flamenca. También es de destacar el acusado sentido plástico de los personajes que representa en las composiciones.
20SANCHEZ CANTON: "Sobre Fernando Gallego". A.E.A. III, Madrid, 1927, p. 354. GUDIOL RICART, J., op. cit., p. 320. CAMON AZNAR, J.: Pintura gótica española. SUMMA ARTIS, XXII. Madrid, 1966, p. 561. 21SANCHEZ CANTON: "El maestro Jorge Inglés, pintor y miniaturista del Marqués de Santillana". B.S.E.E. Madrid, 1927, pp. 99-105. 22 BERTAUX, E.: "La peinture et la sculpture espagnoles au XIV jusq´au
temps des R. Catholiques". Historie del´Art de A. Michel, III, 2ª parte. París, 1908, p. 784. "Fernando Gallego y la escuela de Salamanca". Revista de Extremadura, tomo XII. Cáceres, 1910, pp. 53-58. 23Este retablo de Inglés responde a un arte enjuto y sintético que no tiene nada que ver con el estilo de Gallego. GAYA NUÑO, op. cit., p. 10. 24PASSAVANT, J.D.: El arte cristiano en España. Sevilla, 1877, p. 213.

    Fernando Gallego marcó el rumbo de la escuela castellana de tipo flamenco, formándose junto a él, maestro que llevaran su arte a localidades más pequeñas. Las notas dominantes del estilo de los grandes artistas del estilo son la maestría de la composición, la elegancia en la proporción y las actitudes de las figuras unidas al profundo sentido del dramatismo en el gesto. 

    Por otro lado, son muchas las obras flamencas que llegan a España en el siglo XV y la primera mitad del siglo XVI. Los artistas afincados en Castilla encuentran en ella un magnífico modelo que inspire sus obras, tiene el deseo de imitar el nuevo estilo procedente de Europa. Este fenómeno se deja sentir en Castilla con mayor intensidad que en el resto de las regiones. La mayoría de los pintores españoles no los siguen de una forma servil e impersonal sino que llegan a combinar el estilo propio de las escuelas septentrionales con su especial concepción estética y transforma los tipos, las expresiones y las modas para acomodarlos a la tradición española. Crea un nuevo estilo, de fuerte personalidad al que se conoce como hispano-flamenco25. 

    Desde luego, la segunda mitad del siglo XV pintores como Jorge Inglés, el Maestro de Sopetrán, Juan de Segovia, el Maestro de Avila, el San Ildefonso y el de los Luna, constituyen, junto a Fernando Gallego el núcleo más claro del hispano-flamenquismo español26. Creemos que esta fue la manera de actuar de Fernando Gallego, el artista más resuelto a nacionalizar el estilo flamenco, creó un arte personal en el que el paisaje adquiere un alma castellana, aunque a veces se vean también formas tomadas de modelos flamencos. No creemos que Gallego se formase en los Países Bajos con Dirk Bouts, pues en sus obras no se aprecia el poderoso sentido lírico del gran pintor flamenco. E l estilo y la técnica flamenca le fueron reveladas a Gallego por alguien que vino a Castilla, y conocía muy bien los métodos y el sentido del arte flamenco. Desde el siglo XIV llegan a España un gran número de artistas y obras flamencas por los diversos motivos. 
    
    De una parte, el Camino de Santiago favoreció una continua e intensa corriente espiritual entre las provincias flamencas y las regiones del norte de España . Ademas , las relaciones comerciales entre los países bajos y la Península Ibérica son muy activas desde el siglo
25BERMEJO MARTINEZ, E.: La pintura de los primitivos flamencos en España. Inst. "Diego Velázquez". Madrid, 1980, pp. 34y 35. ANDRES ORDAX, S.: Arte gótico. Historia de Burgos (tomo II. Edad Media). Publ. Caja de Ahorros de Burgos. 1980, p. 158. BRANS, J.V.: Isabel la católica y el Arte hispanoflamenco. Madrid, 1952. 26CHECA, F.: Pintura y escultura del Renacimiento en España, 1450-1600. Cátedra. Madrid, 1983, p. 25.
XIII, relaciones que se intensifican a medida de los reinos cristianos extienden sus territorios, con el avance de la reconquista. Por otra parte, el comercio de las relaciones artísticas se hace coincidir entre Flandes y España teniendo como punto, de partida el viaje del pintor Jan Van Eyck a nuestra península cuando, por encargo del duque Felipe El Bueno, llegó acompañando a la embajada borgoñona para realizar el retrato de su prometida la infanta Isabel de Portugal, el viaje se inició en 1428. Pero ante de estas fechas ya hay artistas trabajando en España, según consta en documentos y archivos, en Castilla, Cataluña y Aragón. Así, tenemos la aparición de artistas flamencos en Castilla desde el siglo XIV27. 

    Lo que atrajo la atracción de algunos españoles que por algún motivo viajasen a Flandes fue la superioridad de los procedimientos y técnicas empleados por los artistas flamencos y la altísima calidad conseguida en las obras realizadas, fueron los motivos de la venida de artistas flamencos a la Península y las obras flamencas, por medio del intenso comercio con los Países Bajos. Fernando Gallego ha sido considerado siempre como uno de los pintores del periodo gótico posterior más importante a tenido Castilla. Es uno de los artistas españoles más "castizos" de aquella época. En su obra se revela, intensamente la influencia de los flamencos es por ello muy interesante para nosotros. Por doquiera se notan inspiraciones comunicadas por las creaciones de Roger y, al parecer también de las tablas de Dirk Bouts. Pero la manera que tiene de emplear la formulación artística áspero realismo pliegues rígidamente quebrados, excesivos a veces, y unido a todo esto un carácter decorativo mayor no deja lugar a la pintura flamenca fina y pequeña. Todo es propio de los artistas castellanos de aquella época28. 

    Con estos datos consideramos que Fernando Gallego, pudo haber nacido en Castilla. Se avecindo en Salamanca, donde estableció su taller trabajando para puntos muy dispares del reino castellano. Es un artista de fuerte colorido y valores plásticos realistas, dotando de gran
personalidad a las figuras representadas, caracterizadas por su vigor. 

    El comercio favoreció la llegada de un gran número de obras flamencas a Castilla, cuyo colorido y minuciosidad hizo atractiva a la nobleza y a la burguesía que las encargaba29. Así influyeron las obras flamencas en Gallego, considerado que él nunca aprendió el estilo fuera de España.
27BERMEJO MARTINEZ, op. cit., pp. 30 y 31. 28MAYER, A.L.: El estilo pictórico en España. 3ª ed. Espasa-Calpe, S.A. Madrid, 1960, p. 226. 29ANDRES ORDAX, op. cit., p. 158.

    Muchas obras se le han atribuido a Fernando Gallego, cuando algunas de ellas habían sido ejecutadas por discípulos suyos, como es el caso de Francisco Gallego, cuya personalidad ha sido descubierta hace algunos años30. El profesor Gómez Moreno, que fue el verdadero descubridor del nuevo pintor, consideró que éste era pariente de Fernando Gallego, trabajando ambos en el mismo taller, pero en Fernando se observa un estilo más cuidado y de mayor elegancia. Además, en las obras en las que intervinieron ambos, se observa que la producción de Francisco queda relegada a la predella del retablo de la iglesia de Santa María de Trujillo, y es de inferior calidad a la de su maestro y posible pariente. Acerca del parentesco, no hemos encontrado ningún dato documental para probarlo. 

    La actividad artística de Francisco Gallego no es muy amplia, sigue los pasos de su maestro. Esto puede deberse a que muchas de las obras que se le atribuyen a Fernando Gallego, fueran ejecutadas por su taller, en el cual estaría Francisco. De las obras hoy reconocidas de Francisco Gallego, podemos citar el retablo de Santa Catalina de Alejandría, obra documentada, del año 15OO31. Esta expuesto en el Museo Catedralicio de Salamanca. Consta de tres paneles principales, los dos laterales con escenas del Martirio de Santa Catalina, uno central
figurando la Santa entronizada, y tres tablas de predela, con bustos de San Gregorio, San Jerónimo, San Pedro y San Pablo. 

    La dependencia de Francisco respecto a su maestro se observa claramente en el ritmo vertical de la composición, marcado por personajes y las construcciones, así como la caracterización y la caricaturización de los individuos; los modelos flamencos, en los símbolos parlantes: el devocionario, vaso y jarra; muy utilizado por el maestro, lo que es más, la gran similitud que hay entre la tabla central que representan a la Santa, en trono con respaldo y dosel de rico brocado, con la Virgen de la Rosa (en el mismo museo), de Fernando Gallego. 

    En el  repertorio de Francisco encontramos, no obstante, diferencias sustanciales con su maestro, la Virgen joven de pelo claro, el anciano calvo de revueltas barbas y el Cristo de rostro dulcemente ovalado, desaparecen en Francisco Gallego para ofrecernos unos personajes vulgarizados, de anchas facciones, casi
30El descubrimiento de Francisco Gallego se debe a don Manuel Gómez Moreno, que en los primeros años de nuestro siglo encontró referencias a este pintor en los Libros de Cuentas de la Catedral de Salamanca, concretamente los pagos que el Cabildo hizo en 1500 a Francisco Gallego por el retablo de Santa Catalina. 31Las referencias documentales sobre este retablo se hallan en el Libro de Cuentas de la Catedral de Salamanca (14 de junio de 1499, fol. 138; 1500, fols. 6 y ss; diciembre de 1500, fol. 25 vº.).
cuadrada. Se nos muestra más caricaturista que Fernando, dando más importancia al paisaje, en el cual el pintor
llega a esmerarse en algún momento. No representa el árido campo castellano sino el húmedo y verdoso flamenco. 
    
    Está claro que el estilo de Fernando Gallego fue muy imitado por sus colaboradores de taller, Francisco Gallego, Pedro Bello (que pintó en 1503 los lienzos para las puertas del retablo de Santa Catalina, más acorde con el estilo de Francisco), el maestro Bartolomé (La Virgen de la Leche, Museo del Prado), y otros tantos que llevarán el arte del maestro a las distintas localidades castellanas32. 

    Fernando Gallego lo fue todo en la pintura castellana de la segunda mitad del siglo XV, porque logró comprender el arte flamenco como ningún otro pintor en Castilla supo hacerlo, respondiendo siempre a características raciales hispánicas. Formó a estos pintores citados, creando una escuela que le imitaría, prolongando así el arte del maestro, hasta bien entrado el siglo XVI.


3. ICONOGRAFIA Y FUENTES DE INSPIRACIÓN

    Nos encontramos ante una importante obra medieval impregnada de espíritu cristiano33. Podemos decir que es el centro de la iglesia, en donde se exhiben las mejores obras pictóricas no solo de la ciudad de Trujillo, sino de todas las diócesis de Plasencia, como expresión de un sentimiento religioso que busca la forma más adecuada para representar artísticamente las verdades reveladas a cerca de la salvación. El retablo de Santa María de Trujillo merece especial estima dentro de la obra de Fernando Gallego, ejecutado en el momento de madurez del artista. En este sentido coincide mucho el retablo de Trujillo con el de Ciudad Rodrigo o con las tablas del retablo de Zamora, en versiones, grupos, tipos y actitudes, siempre derivando de lo hecho en Trujillo, en su fase de plenitud. 

    El retablo de Santa María es el reflejo de su época, a partir de sus tablas podemos llegar a un mejor conocimiento de la cultura de tiempo. Fernando Gallego nos presenta a los santos con corona y cabeza descubierta, mientras que el resto de personajes los cubre con el típico tocado masculino existente en Castilla en el último cuarto del siglo XV: tocas como turbantes y almaizara. En esta masiva importación de obras hacia Castilla, procedentes de Almería y Flandes, pudieran haber llegado
32Referencias documentales sobre Francisco Gallego y Pedro Bello, en Apéndice Documental. 33Vid. Memoria de licenciatura del autor de este trabajo. RAMOS RUBIO, op.cit.
estampas Alemanas que hubieran podido servir muy bien como modelos para Gallego. Desde luego, en el retablo de San Ildefonso, en Zamora, algunas tablas tienen una composición derivada de grabados de Shongaüer34. Encontramos en Gallego, una mezcla de valores flamencos y germánicos depurados para crear una arte muy personal, que podríamos llamar castellanizante. Los rasgos que definen el arte castellano son: tipo recio, de fuerte monumentalidad. Un fondo de paisaje, como una fórmula de modelos flamencos. Se complace en pintar a la figura contrahecha y tullidas con paño muy anguloso como los que pintaba Conrad Witz. En su interés por la indumentaria y las calidades táctiles, vemos su posible influencia en Jorge Inglés y Nicolás Francés. Vemos en él la influencia flamenca y germánica centrada en un arte castellano, muy sobrio de actitudes con propensiones bien afortunada hacia un total realismo, ya observado los tipos individuales con magnífica objetividad. En lo que respecta a los temas religioso, es preciso llamar la atención sobre el echo de que no siempre es la Biblia la fuente de la inspiración de las escenas marianas representadas. La mayoría de ellas responde más al testo literal de los evangelios apócrifos que a la Sagrada Escritura. Lo mismo ocurre con las escena de la pasión y muerte de Cristo, representada en la predela. Los artistas plásticamente resolvían estos temas a su antojo poniendo a veces elementos ilustrativos de su cosecha. De ahí, el valor de este conjunto pictórico y gótico, opuesto al codificado arte románico. También la leyenda dorada del dominico Santiago de Voragine, fue utilizada por Gallego. De hecho en la
leyenda dorada, la verdadera concepción de la Virgen se trata de un modo prosaico35. En el retablo de Santa María se pone de relieve una versión Inmaculista del episodio narrado en la Leyenda Dorada, la reunión de Ana y Joaquín en la Puerta Dorada, su casto abrazo implica el milagro de la Inmaculada Concepción.Este abrazo, se utilizaba para simbolizar la Inmaculada Concepción mostrando que María fue concebida mediante un beso36.
34Por ejemplo su famoso grabado de la Dormición, poco antes de 1479. LARAN, J.: L´estampe, tomo I. París, 1959, p. 35. VICENS, T.: "La relació arts plastiques-textos literaris en un tema d´iconografia medieval". D´Art, 6-7 (1981), p. 93. Solo recoge ejemplos en Cataluña, pero éstos son muy explícitos para el conocimiento de la Vida de María tras la muerte de su Hijo. 35VORAGINE, S. de la: Leyenda Dorada, op. cit. 36TRENS, M.: Iconografía de la Virgen en el arte español, op. cit., p. 119.



foto Chuty.net