07 - Epifanía o Adoración de los Reyes Magos

Epifanía o Adoración de los Reyes Magos


    El artista el momento de Adoración de los Magos Niño Jesús. 
    La "prosquinesis" en la Epifanía a los Magos aparece en Bizancio y es introducida en Occidente por los Pisano *6. Al rey Baltasar nos le presenta el artista con un estilo completamente distinto al resto de la figura que aparece en la composición. Le cubre con un sombrero muy característico, que tuvo vigencia en la Corte de Francia desde 134O hasta el 14857, además, viste las prendas cortas plegadas, fieles al estilo borgoñón o "francés", modeló la figura según la silueta de moda, con la cintura hundida detrás y el torso ligeramente abombado delante8. El más anciano de los magos prosternado, para besar el pie del Niño y adorarlo; es la fórmula icónica de la Epifanía más difundida por las artes plásticas de los siglos XII al XV9. 

*6 BANGO TORVISO, I.: "Sobre el origen de la prosquinesis de la Epifanía de los Reyes Magos". Traza y Baza. Cuaderno 7. Ed. "El Albir". Barcelona, 1978, p. 27. 7Para el estudio del tocado masculino en el siglo XV en Castilla, véase el trabajo de BERNIS, C.: "El tocado masculino en Castilla durante el último cuarto del sigloXV". Archivo Español de Arte. Tomo XXII, núm. 86, abril-junio. Madrid, 1949, pp. 111-137. 8BERNIS, C.: Trajes y modas en la España de los Reyes Católicos. 2 tomos. C.S.I.C. Madrid, 1978 y 1979. ALVER, J.: Breve historia del traje y la moda. Cátedra, Madrid, 1988. 



    La maestría de la obra se centra en la perfección del dibujo la representación de esas cabezas poderosas de los magos y el realismo que concibe en rostro de José. También hace gala de su virtuosismo en esas facies frontales y en esos paños que el pesan, esos oros de densidad metálica en las telas y en las piezas de platería que llevan los magos al Niño, esos suaves terciopelos, esas galas que flotan transparentes y que la Virgen utiliza para cubrir la pierna izquierda de Jesús. En un realismo que rebasa la zonas de la visión directa de la naturaleza y con la misma presión afronta los temas religiosos. 


    Contrasta la riqueza ostentosa de los magos con la pobreza de María y José. Los dos visten con sencillez ella llevando túnica azul oscura y capa blanca y José capa roja y túnica azul también. El niño va desnudo a la manera flamenca pero se cubre parcialmente con un fino velo transparente como ya hemos explicado. Los magos se presentan en tres edades distintas de la vida: juventud, madurez y vejez. El joven y altanero rey negro que lleva un sofisticado gorro sujeta con los guantes blancos una ofrenda el adulto Gaspar que va tocado con un gorro rojo lleva guantes del mismo color y el viejo Melchor ostenta barba blanca y se arrodilla modestamente para ofrecer un presente al Niño. Son figuras de gran concreción de rasgos con una muy acertada personalidad precisando los rasgos individuales con un verismo que revela una versión de tipos vivos. 



    Es interesante las entonaciones de tan neta coloración diferente que se observa en la obra. Destacando las figuras tanto por sus distintas expresiones y actitudes como por los primores de la reproducción de brocados en las telas joyas metales así como por los brillos suntuosos que consigue el artista con excelencias pictóricas. Maravillan por su virtuosismo de filigranas el largo collar de perlas que cuelga de la garganta de María así como otras perlas existente en la corona del rey Melchor que reposa a los pies de la Virgen y las joyas que están incrustadas en el rico brocado de la capa del citado rey. De herencia flamenca es este gusto por las riquezas y los objetos de las calidades táctiles. Es también característica flamenca la meticulosidad apreciando detalles y recreándose en objetos de pequeño tamaño donde Fernando Gallego luce las habilidades de excelente miniaturista.

    Los fondos de paisaje son muy pintoresco con vistas a una ciudad y un castillo. La verde campiña sembrada de arbolitos se interrumpe en el horizonte por la ciudad en la que no faltan las murallas y los agudos chapiteles de las torres de las iglesias góticas. El color es cristalino de fuertes tonos. La perspectiva esta bien conseguida sin desproporción alguna entre las figuras y el conjunto paisajistico del fondo. Fernando Gallego utilizara este paisaje flamenco sin apenas castellanizarlo sus discípulos lo copiaran con la misma brillantez que el maestro como veremos en las obras de Francisco Gallego.


foto Chuty.net


9KEHRER, H.: Die Heiligen drei Könige in Literatur und Kunst. Leipzig, 1908, p. 82. REAU, L.: Iconographie de l´art chrétien. Tomo II, París, 1958, pp. 247 y 248. 


Esta tabla ilustro el boleto de la lotería del Niño de 2016