05 - Visita de la Virgen a su prima Santa Isabel

Visita de la Virgen a su prima Santa Isabel

    Representa iconográficamente el momento del encuentro de la Virgen con su prima Isabel, siguiendo el relato Apócrifo5. La santa viste túnica con manto y toca que le cubre la cabeza, como corresponde a la mujer desposada. La madre de Jesús, adolescente, es una bella interpretación. Sale por una puerta el hombre maduro que ya vimos en la escena del nacimiento de María. Este encuentro de María con Isabel, es una obra de dinámicos volúmenes y fuertes diagonales. 
    Se descubre en la obra un vigoroso sentido del modelado, a través de los quebradísimos paños y una perspectiva parcialmente conseguida por las lineas oblicuas de la arquitectura del edificio lateral hacia un paisaje dilatado. La perspectiva está parcialmente concebida. Aunque dibujadas con detalle, adolecen de una falta de escala. Las figuras son muy superiores en tamaño al edificio que la sirve de escenario. Hay una inadecuación en el paisaje entre las dos mitades de la obra. No obstante, sorprende en la cena la gran claridad con que nos la representa, en una versiones de prodigiosas acuidad, con el 
5SANTOS OTERO, op. cit., p. 156. 
despliegue de personajes en primer término y con la puesta en escena del paisaje de fondo. Además, existe un buen dibujo que se hace patente en las lineas del contorno en los rostros y en los trajes. El artista pinta el paisaje natural de fondo con un acento más realista que el de las propias arquitecturas. 
    Las formas aparecen como petrificadas en pliegues de anguloso claroscuro. Por sí mismo, las vestiduras que llevan los personajes muestran una gran turbulencia, dramatizando la composición. 
    El color es otra de las virtudes del artista. Estamos ante la presencia de colores brillantes, con tonos enteros y laqueados. Las figuras se destacan entre sí por su expresividad distinta y por las entonaciones de los diferentes colores.


Foto Chuty.net