04 - Anunciación

Anunciación


    Es el cuadro más emotivo de todo el conjunto pictórico. Ninguno le supera en claridad , lirismo y carácter. El artista ha conseguido sorprender a la Virgen en el momento en que el ángel la anuncia que ha sido elegida por el Espíritu Santo para engendrar al Hijo de Dios. La Virgen se llena de gracia. 
    Se nos ofrece la Virgen de pie, escuchando el ángel. El haz de luz que penetra por la ventana, ilumina su cabeza nimbada aceptando ella con las manos de buena nueva. Viste la Virgen un tabardo blanco y saya oscura muy vistosa, conforme a la moda de fines del siglo XV, ostentando largo cabello rubio que le cae por la espalda4. 
    El ángel, semiarrodillado ante la Virgen está pitado con monumentalidad y un dibujo amplio y seguro, destacando la capa brocada de forro rojo prendida con un broche. En la mano izquierda lleva un cetro intentando con la diestra recalcar el saludo. Las palabras de salutación escritas en latín figuran en una larga orla desplegada que dice: "Ave María, gracia plena, dominus tecnum". 
    El Angel con el mismo aspecto y ademanes que en LA   ANUNCIADA, de su discípulo Pedro Bello, asemejándose especialmente al de éste en el gesto de las manos, parecido cetro, cubriéndose con la misma vestidura blanca y la capa brocada en oro, prendida con broche de gemas, así como las alas muy convencionales, el nimbo en la rubia cabellera. 
    La habitación es simple , un arco cobija la escena, el suelo está cubierto con baldosas cuadradas blancas en el que se desarrolla la escena, éstas aparecen muy inclinadas dando lugar a una alta perspectiva. Muestra el cuadro gran simetría y una buena colocación de las figuras y de los distintos objetos que la conforman. 
    Esta obra representa lo más vivo y exquisito de Fernando Gallego con esa riqueza de términos escenográficos de los flamencos. En el centro de la composición un jarrón de azucenas abiertas o en capullo símbolo mariano. Un reclinatorio de madera sostiene un libro abierto por las páginas de Isaías que predice el destino de María, en apretados renglones de letras (Is. 7,14). Detrás un pequeño cojín de terciopelo rojo sirve de asiento a un perrito. 
    La escena sacra está ambientada en un interior burgués. Una ventana al fondo de la estancia permite la única entrada de luz al recinto y la significación simbólica del paisaje, en el cual un haz de luz (Espíritu Santo) se introduce en el interior para dirigirse a María, acentuando la conciencia y la responsabilidad de saber que engendrará la Virgen al Creador del universo. El paisaje que se deja entrever respira atmósfera flamenca de amplios espacios verdes y horizontes bajos. 
    La angosta pieza que sirve de escenario a la obra de una extremada sobriedad. Las pared del fondo que proyectan acusada sombra sobre el mobiliario decorativo obliga a la mirada a concentrarse sobre las figuras de María y del Angel, que llenan totalmente la escena. Aunque reproducidas con realismo, las sombras y las luces que envuelven a la Virgen asume un valor simbólico, como lo exigía el idealismo medieval al que el pintor es fiel, pese a su precisa observación de las cosas de la naturaleza. 
4BERNIS, op. cit., tomo I, p. 55. Modas españolas..., op. cit., figu. 2 y 3.

    La genial disposición estilística de María y el Arcángel contribuye a simplificar y dar lirismo a la composición. También, se observa un sutil movimiento estilístico en la oposición simétrica de ambas manos bajo una ideal línea en S, que contribuye a la unidad de ritmo general, es decir, al sentimiento de medida y de gracia. Son los genuinos medios de expresión utilizados por el artista y que responde a los valores eternos del arte. 
    En contraste con la monotonía de la estancia, el gran tamaño de las figuras de los dos personajes, la relación que el acontecimiento introduce como un motivo independiente. También contribuye al ensalzamiento de la obra la suntuosidad colorista de las vestiduras. Los paños de doblan en metálicas plegaduras, con enorme profusión de abultamientos en barrocas agitaciones. En general, esta obra muestra un dibujo de extraordinaria justeza. Bajo el color se observa una alineación muy precisa y unos modelos muy plásticos.


Foto Chuty.net